Hosting por dinahosting.

“No llegaremos a acuerdos con partidos en los que no confiamos”

Albert Rivera se compromete a no apoyar las investiduras de Mariano Rajoy o de Pedro Sánchez tras las elecciones generales del 20-D

Albert Rivera (Barcelona, 1979) afronta la recta final de campaña tras reunir a 10.000 personas en un mitin en Madrid, después debajar del segundo al cuarto puesto en los sondeos de Metroscopia y sabiendo que Mariano Rajoy plantea a Ciudadanos el reto de que firme con el PP, tras el 20-D, un pacto de gobernabilidad que garantice la estabilidad del Ejecutivo. Él se niega rotundamente.

Pregunta. Pedro Sánchez dice que usted acabará apoyando al PP, y Rajoy le sugiere un pacto de estabilidad para la legislatura.

Respuesta. La única manera de que haya estabilidad en España es que gobierne Ciudadanos. Un pacto de PSOE, con Podemos y separatistas, como propone Pablo Iglesias para hacer un referéndum independentista, no la dará. Y la verdad es que Rajoy se ha ido cerrando todas las puertas, incluso entre parte de su electorado, al no reformar nada. España le está dando la espalda al bipartidismo y nosotros no vamos a hacer que esos millones de votos del cambio vayan a garantizar precisamente que no haya ningún cambio. Lo reitero: no vamos a apoyar a Sánchez ni a Rajoy. Hay que forzar un cambio con los votos de Ciudadanos. Es el mejor instrumento. No contemplo apoyar una investidura, ni de Sánchez ni de Rajoy.

P. ¿No llevaría eso a nuevas elecciones?

R. Hay más partidos políticos. Se puede llegar a acuerdos puntuales, hablar de la ley electoral, de la educación, de los presupuestos. Si gobierno, soy consciente de que no me garantiza nadie la legislatura, y de que habrá que alcanzar acuerdos tema por tema. Es necesario que haya un partido que diga claramente que una cosa es que votemos una ley juntos y otra cosa es que tengamos un gobierno juntos con Sánchez o con Rajoy. Si ganamos, nos lo van a poner muy difícil para gobernar. Otros no querrán que sea así. Desde el centro es más fácil llegar a acuerdos con la vieja izquierda o la vieja derecha. Para ellos, en los extremos, es más complicado.

P. ¿Le ha sorprendido la campaña de Rajoy?

R. Es el de siempre. Para bien o para mal, le cuesta tomar decisiones, reformar cosas. Para la etapa que toca en España no es la persona adecuada. Habrá que tener mucha cintura, diálogo, comunicación. Todos esos atributos los veo antagónicos de lo que representa Rajoy.

P. ¿Y si el PP presenta otro candidato?

R. Sería la leche que el PP quitara a su candidato, pero no es un problema solo de Rajoy, es del PP de Rajoy, es lo que representa este proyecto obsoleto del PP.

El candidato recuerda a Miguel Ángel Blanco en Bilbao

Tras llegar a Bilbao, Albert Rivera condenó ayer la agresión sufrida por Mariano Rajoy y le envió un mensaje para interesarse por su estado; y defendió una caja común española que sustituya al concierto vasco, uno de los aspectos más polémicos entre los planes de Ciudadanos, que le complica su resultado en Navarra y en esa comunidad. El candidato, además, recordó el asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de ETA en 1997 como uno de los motivos que le llevaron a entrar en política.

“Ningún español de bien puede olvdar la tarde que pasamos todos los españoles. Tenía 17 años. Fueron minutos horrorosos que no queríamos creer”, dijo sobre el asesinato del concejal del PP. “Si alguien ha demostrado lo fuerte que es nuestra democracia son las víctimas del terrorismo. La gente no pedía venganza, pedía justicia”.

Rivera, que defendió la labor del gobierno vasco que encabezó el socialista Patxi López, opinó que su partido entrará “con fuerza” en el Parlamento vasco tras las autonómicas del año próximo. Antes, mientras descontaba kilómetros, pensaba en el vídeo que le ha mandado su hija Daniela, de cuatro años. ¿Qué le contará de la campaña cuando crezca? “Le diré que disfrutamos, seguramente que no fue fácil, y espero decirle que lo conseguimos”, contestó el candidato.

P. ¿Qué circunstancias se tendrían que dar para una abstención de Ciudadanos en la investidura de otro candidato?

R. Ni me lo he planteado, ni lo hemos hablado, ni es una posibilidad que tengamos encima de la mesa. Estamos ante una situación que merece cambio. Hablamos de ganar las elecciones. Estamos a cinco días de ganar, o de quedar segundos, terceros o cuartos, lo que digan los españoles. Insisto. Ni va a haber investidura, ni acuerdo, ni pacto, ni condiciones. Creemos que tenemos que abrir una nueva etapa política. Eso solo llegará si hay un nuevo Gobierno.

P. ¿De qué sirve votarle si queda tercero o cuarto?

R. Primero, vamos a ver cómo quedamos. ¿Quién va a impulsar una reforma de la ley electoral? ¿Quién va a impulsar una reforma de la justicia? ¿Un pacto por la educación? ¿Una reforma de la ley de partidos? Tendrá que llegar Ciudadanos. Si lo hacemos todo desde el Gobierno, todo será más rápido. Si no, seremos un grupo importantísimo del Parlamento con la capacidad de liderar esos cambios. Somos más útiles que nunca.

P. ¿Qué errores ha cometido?

R. Seguro que he cometido muchos, pero no lo leo exactamente igual: que Ciudadanos esté en una media del 20% de voto, y entre el segundo o tercer puesto, empatado en algunos sondeos con el PSOE, ni más ni menos; que estemos a cinco o seis puntos de la victoria… No siempre depende de lo que tú hagas mal. Los otros también juegan el partido, y los indecisos se van decidiendo. España tiene unas estructuras todavía muy marcadas del bipartidismo y eso no es fácil. La verdad es que estamos aquí. No olvidemos que las encuestas dicen algo importante. El bipartidismo no llega al 50%. La mitad de España ya se ha desconectado de un modelo obsoleto y va hacia un nuevo modelo. Hay casi un 40% que van a votar a nuevos partidos. Eso es todo un cambio de etapa, un cambio de era, que es lo significativo de esta campaña.

P. Los analistas explican el frenazo porque creen que perdió los debates.

R. Yo he visto alguna encuesta que no se ha publicado que no dice eso, sino que habíamos ganado. Competimos con una estructura política que lleva 30 años afianzada. Queremos aprovechar la oportunidad. Estoy convencido de que si no llegamos al 80% de participación, será muy difícil desbancar al PP o al PSOE. La abstención, el voto nuevo y el voto joven van a ser decisivos para saber si España quiere cambio o no. Le pido a toda esa gente que duda, que vote, y sobre todo a los jóvenes que participen por primera vez. Hay partidos, como el PP, a los que no les interesa que haya una alta participación. Esa va a ser la batalla de estos cinco días.

P. Podemos está en plena remontada. ¿Qué ha hecho bien Pablo Iglesias que usted ha hecho mal?

Albert Rivera, tras la entrevista. /CLAUDIO ALVAREZ (EL PAÍS)

R. Ellos han hecho una cosa que nosotros decidimos no hacer: sumar coaliciones con todos los partidos que puedan, incluso con los que apoyan la independencia en Cataluña. Han hecho una amalgama de plataformas. Nosotros creemos que para gobernar España hay que tener una idea clara de España. ¿Eso da más votos? Lo veremos. Creo que en el futuro, para gobernar España, es mejor tener un partido con un proyecto común, con un discurso homogéneo, que una amalgama de partidos que incluso algunos dicen que van a formar grupos parlamentarios distintos. Han hecho algo demoscópicamente bueno para ellos, sumar coaliciones, partidos, círculos, plataformas, pero eso es muy complicado para gobernar España: ni siquiera te pones de acuerdo con los tuyos. Es una apuesta a corto plazo.

P. ¿Por qué ha decidido Ciudadanos salirse del consenso sobre que la violencia de género debe penarse con un agravante?

R. No nos hemos salido del consenso. Hemos incrementado el listón para todas aquellas penas que también creemos que son graves entre parejas que a veces son homosexuales, o que no tienen una relación solo de violencia de género. No negamos que tenga que haber un agravante, o que la violencia de género es un drama para España. Proponemos en el programa que sea un pacto de Estado. No me parece incompatible con elevar e igualar el agravante para personas que no son del mismo sexo o para casos de maltrato psicológico, que no tiene nada que ver, a nuestro juicio, con bajar penas. Estamos con el debate del código penal, del post, y muchos expertos dicen que hay que trabajar el pre, la educación, los valores de igualdad, pulseras y dispositivos que están disponibles para ponerle a los maltratadores y que no se acerquen a las mujeres maltratadas. Hay mucho por hacer. Soluciones habitacionales y pensiones o ayudas económicas para que no dependan de los maridos maltratadores.

P. El legislador dispuso el agravante en la violencia de género porque consideraba que hay un machismo estructural en la sociedad española.

R. Claro que hay machismo, y se combate con educación, con medidas cautelares y con el código penal. Igual que hay machismo también hay violencia, maltrato entre parejas que a veces son del mismo sexo. Una cosa no quita la otra. Intentar situar en el machismo precisamente a quienes queremos poner medidas cautelares y educativas me parece profundamente injusto. Sé que de buena fe puede haber gente que pida explicaciones. También ha habido mala fe, tanta como que la señora Chacón se ha inventado un tuit en un mitin. [Le atribuyó a Rivera decir que había más ataques de mujeres a hombres]..

P. ¿Es esa la política basura de la que habla?.

R. Sé lo que es esto. Soy nuevo pero no novato. Vengo de Cataluña, de hacer oposición al nacionalismo. No ha sido fácil. He recibido amenazas, ha sido complicado, incluso me han negado la condición de ser catalán. Ha sido duro llegar hasta aquí. Vengo entrenado. Estoy feliz de llegar a cinco o seis días de las urnas compitiendo de tú a tú con la vieja política. En el waterpolo aprendí que en el agua uno juega con vehemencia y contundencia, pero que como el rugby tiene algo bonito: cuando sales del agua te puedes ir a tomar una cerveza con el rival, que son lances del partido. Hay reglas no escritas en esos deportes, como la nobleza. Sabes que si das un golpe te llevas un golpe, que hay cosas límite que no puedes superar. En esta campaña algunos se han pasado de esos límites, sobre todo en la parte personal. En la parte política acepto cualquier crítica. Ir a la difamación personal, incluso inventarse cosas que no hemos dicho ni pensamos, es política basura. La gente está deseosa de una etapa de juego limpio.

P. Sánchez le acusó en el debate de EL PAÍS de ser parte de “las derechas”. ¿Se tomaría esas cañas con él?

R. Sí. Yo no le voy a negar la palabra a nadie, ni a dejarme de tomarme una caña o ir a cenar con alguien. Otra cosa es que no vine a la política a hacer amigos.

P. ¿Ha leído ya a Kant?

R. Como todo el mundo sabe, lo leo en la piscina, en el baño. No. Me quedo con lo que estudié. Hay que tomarse con humor tus propios errores, las contradicciones.

P. ¿Qué le contará a su hija Daniela de esta campaña?

R. Le diré que disfrutamos, seguramente que no fue fácil, y espero decirle que lo conseguimos. Ya entiende un poco lo que hace su padre, pero no del todo. No sabe lo que es la política, sí salir por la tele. Hoy tiene un festival de ballet, de música. Me lo decía el otro día. Le contesté: ‘Yo estoy en Antena 3. Te mando un vídeo y tú otro’. Espero que piense que hice algo bueno.

P. ¿Y después de la política?

R. Me gustaría vivir un día en EEUU. Me gusta la filosofía de oportunidades. Es un país dinámico. Me gusta mucho Nueva York, Washington. Para jubilarme, España, cualquier isla de las Baleares, cualquier rincón de nuestro país.

http://politica.elpais.com/politica/2015/12/16/actualidad/1450296806_585380.html

 

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.