Hosting por dinahosting.

NUESTRO CEREBRO

encefalo001Acaba de aparecer un libro del Dr. Chaguaceda titulado “El mono feliz. Descubre cómo la ciencia explica nuestras emociones”, en el que básicamente se explica de qué manera nuestro cerebro nos permite ser felices.
Las principales conclusiones de este libro, son las siguientes:

  • La razón es secundaria, lo que nos rigen son las emociones. A pesar de que nuestro cerebro es el resultado de un largo proceso evolutivo, en el que cada vez se ha ido dotando de capacidades más complejas, aún así, no se ha modificado la base primitiva en la que se sustenta.
Como el hombre es un ser racional, tendemos a pensar que todo lo que hace es racional, pero lo que ha ido descubriendo la ciencia es que las intuiciones y las emociones pesan más que lo racional. Lo subjetivo siempre está por delante de lo objetivo.
  • La realidad objetiva no existe. El análisis y los datos de la realidad pueden ser objetivos, pero la interpretación que hacemos es siempre subjetiva. Se puede medir una distancia, pero si esta es larga o corta, lo decidimos nosotros.
  • Todos nuestros pensamientos están condicionados por la subjetividad. De ahí que sea tan importante el diálogo. Hay que entender que cuando estamos discutiendo un tema es porque tenemos visiones diferentes, no porque la realidad sea intrínsecamente diferente.
El cerebro siempre capta mejor los argumentos en los que ya creías. Primero está la creencia y luego la razón. Si uno cree que la reforma fiscal es buena o mala, a partir de mi creencia mi cerebro me da los argumentos
  • Las emociones conectan a los hombres, pero pueden ser un problema. La capacidad de leer las emociones de los demás es necesaria para progresar. Lo que no es aceptable es que después de tantos años en intentar salir de la superstición y llegar a la razón, ahora digamos que la razón no sirve,
  • Todos los humanos somos muy parecidos. Somos 7.000 millones de personas en el mundo, pero no hay 7.000 millones de tipos de sonrisa, de éstos sólo hay siete. Nada se parece más a un ser humano que otro ser humano
  • Pero somos imprevisibles. Sí somos muy parecidos, y en lo que más nos parecemos es en nuestra subjetividad, lo que nos hace imprevisibles. Cualquiera de entre nosotros, según en función de donde nos pongan, actuamos de una u otra manera. Siendo todos tremendamente parecidos, luego somos imprevisibles: ante la publicidad, la política, la indignación, etc..
Un libro que os recomiendo a todos, y que nos permite conocernos mejor a nosotros mismos y a los de nuestro entorno.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »