Hosting por dinahosting.

Pablo Iglesias configura a dedo su ‘gobierno en la sombra’

Pablo Iglesias y el general Julio Rodríguez, antes de entrar en el...

Mete en puestos destacados de las listas al Congreso a personas ajenas a Podemos

Ya ha nombrado un vicepresidente (Errejón) y tres ministros: el general Rodríguez (Defensa), la juez Rosell (Justicia) y Echenique (Ciencia)

Pablo Iglesias no sólo presume de viva voz sobre sus fichajes en las listas, sino que ayer, en la primera ocasión de postín que tuvo a mano, quiso rodearse y dejarse ver -bien sonriente- junto a uno de ellos, el general Julio Rodríguez, el más mediático de cuantos ha presentado hasta la fecha.

El líder de Podemos ha echado mano en las últimas semanas de sonadas incorporaciones para el Congreso y el Senadopara dar lustre, experiencia y peso intelectual a su candidatura. Ahora bien, todas estas personalidades, hasta hace días al margen del partido, también tienen como finalidad, según se den los resultados electorales del 20 de diciembre, preparar su Gabinete de Ministros si gana o, en el caso de perder, un gobierno en la sombra con el que hacer dura oposición.

De hecho, Iglesias ha anunciado por el momento, y en este orden, cuatro nombramientos de ese hipotético Gabinete que él encabezaría. Así, ha confirmado a Íñigo Errejón como vicepresidente; a Pablo Echenique como ministro de Ciencia; a Julio Rodríguez de ministro de Defensa, y, ayer, a la juez Victoria Rosell como ministra de Justicia. Todos -se entiende por el anuncio de Iglesias- serán quienes lideren la estrategia de Podemos en estos asuntos tanto dentro del partido como en el Congreso. Tres de ellos se sentarán en las Cortes, mientras que, si no hay un Gobierno de Podemos, Echenique continuará en Aragón. Asimismo, Iglesias también ha insinuado que Nacho Álvarez y Pablo Bustinduy podrían ser sus ministrables de Economía y Exteriores, responsabilidades que ya ejercen dentro de Podemos.

A la espera de más anuncios, está por ver el papel -o la cartera- que Iglesias les ha prometido a otros fichajes, como el experto constitucionalista Javier Pérez Royo o el profesor universitario Juan Pablo Wert -hermano del ex ministro de Educación-. Por lo pronto, dada su dilatada experiencia y prestigio, Pérez Royo, que seránúmero tres por Sevilla, parece llamado a jugar un papel primordial en la gran reforma de la Constitución que quiere impulsar Podemos desde el Congreso,con cinco grandes ejes: una nueva Ley Electoral, blindaje de los derechos sociales, despolitización de la Justicia, medidas anticorrupción y el reconocimiento del derecho a decidir de territorios como Cataluña.

Se da la circunstancia de que todos estos fichajes, incluido el último -el filósofo y escritor marxista Santiago Alba Rico, que irá en la lista al Senado por Ávila-, no han pasado por un proceso de primarias. Es decir, ninguno ha sido elegido por la militancia, como pregona siempre Podemos. Sin embargo, eso no será un obstáculo para que todos ocupen un lugar privilegiado en las distintas papeletas electorales que se encontrarán los votantes.

El líder de Podemos rechazó ayer que con esta circunstancia se estén violando los estatutos del partido, ya que el pasado mes de julio se celebró un referéndum donde la militancia avaló la política de alianzas e incorporaciones de la dirección, dando vía libre para llegar a acuerdos con «distintos actores políticos y de la sociedad civil». Un punto donde se encuadran los Rodríguez, Rosell, Pérez Royo, Wert o Alba Rico. «Esa consulta mandata al Consejo Ciudadano para la integración de independientes, del mismo modo que para meter a López de Uralde [líder de Equo] por una confluencia», explicaron fuentes del comité electoral de Podemos.

De hecho, este asunto no ha levantado apenas polémica interna y ni siquiera el sector crítico ha levantado la voz.

Así, Iglesias sacó pecho en el Foro Abc-Deloitte señalando que son «la única organización política que no utiliza las listas para colocar a los suyos, sino para colocar a los mejores».

El candidato a La Moncloa hizo un primer intento en julio de buscar la «experiencia» y el «prestigio» de la «sociedad civil» fuera de su formación, pero no tuvo mucho éxito. Fue cuando confeccionó su equipo para las primarias al Congreso donde logró fichar al jurista José Manuel Gómez Benítez -ex vocal del CGPJ y negociador del Gobierno de Zapatero con ETA-, el que fuera portavoz de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) Juan Antonio Delgado o la ex diputada madrileña de IU Tania Sánchez. Sin embargo, tras los intentos fallidos de atraer a Joaquim Bosch (Jueces para la Democracia) y Alberto Garzón, entre otros, Iglesias acabó presentando un equipo donde casi el 85% eran miembros delaparato de Podemos.

Ahora, el líder del partido ha tenido más éxito y se está rodeando de un equipo más experimentado y solvente para entrar en el Congreso.

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.