Hosting por dinahosting.

PODEMOS Y LA OLIGARQUIA ECONOMICA

pablo-iglesias-dEntretenido en sacar el mayor provecho de su aparición fulgurante en las elecciones europeas y en evitar que los dos grandes partidos se recompongan de cara a los comicios autonómicos, municipales y generales del 2015, es posible que Pablo Iglesias no sea consciente del impacto que su irrupción ha tenido en las elites económicas que mandan de verdad en este País.
Me imagino que en la oligarquía económica les asiste la gran duda de si Pablo Iglesias y sus acólitos son una moda pasajera o han venido para quedarse.

El asunto es vital porque, si el movimiento ciudadano fuera fugaz, la inquietud se disiparía con el paso de los meses, hasta que los afines a PP y PSOE volviesen a sus cuitas de siempre, continuando el hastío por tanta corrupción a ambos lados del Congreso. En este caso, Botín, Galán, Florentino Pérez, Alierta, Villar Mir, Fainé, Brufau, etc… sabrían quienes seguirían siendo sus interlocutores a la hora de arreglar sus “asuntos”.
Desde que la democracia se vendió al capital y las leyes se pactan con los empresarios antes de llegar al Senado, da igual quien gobierne. La oligarquía sabe que los dos partidos son permeables a los deseos de ACS, Telefónica, B. Santander, BBVA, Caixabanc, Repsol o Iberdrola. Si se necesita un real-decreto para lanzar una OPA o duplicar el presupuesto de una obra, o retrasar una sanción judicial. Todo se consigue y sin ningún rubor.
Pasada la situación, la oligarquía ya se cuida de que, cuando están fuera del poder, tengan algún consejo de administración y así mejorar la pensión que les corresponde. Así: Elena Salgado, Josu Jon Imaz, Pedro Solbes, Rodrigo Rato, Eduardo Zaplana, Felipe González, José Mª Aznar, Angel Acebes, etc… Veremos ahora que pasa con Rubalcaba y Almunia.
Las más recientes maniobras en la oscuridad entre el poder político y el empresarial ha sido la perpetuación del presidente de la Caixa, la concesión de la licencia a Repsol para que busque petróleo en Canarias, y el tapar el agujero de 1.700 millones por el terremoto del Castor, no fuera que la cotización de la constructora ACS tuviera un bajón, y el presidente y los Albertos volverían a tener problemas con sus deudas personales.
Y así, poco a poco, se va construyendo España.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »