Hosting por dinahosting.

Puigdemont se aferra a la consulta en busca de unidad

La reflexión, publicada ayer en su cuenta de Twitter, viene a ser, más allá del comentario del resultado estricto de la encuesta, una manera de intentar recuperar la unidad en torno al referéndum en un momento en que la alta tensión vivida en los últimos días entre el PDECat y ERC ha encendido todas las luces de alarma dentro del bloque independentista. Carles Puigdemont, de hecho, ya terció en este misma dirección el sábado al anteponer el valor del referéndum a otras consideraciones –“ni autonomismo ni peix al cove ni tripartitos”– y ayer lo hacía de nuevo, en el inicio de una semana que se prevé clave para tratar de reconducir el mayor desaguisado entre los socios soberanistas perpetrado en la anterior.

En este sentido, y a expensas de que hoy el coordinador organizativo del PDECat, David Bonvehí, lleve a la Fiscalía la grabación no autorizada en la que apostaba por optar por un candidato “autonomista” en caso de fracaso del proceso y su filtración, es más que probable que el Govern, también en su reunión de hoy, estudie la idea de ERC de celebrar un acto solemne que ratifique su compromiso firme e inequívoco con el referéndum. Un acto que, para frenar la tensión y desvanecer todas las dudas, debería llevarse a cabo cuanto antes mejor y convertirse en una exhibición de unidad del independentismo, de la que también forma parte la CUP, si bien cada vez se muestra más crítica con la actitud del PDECat. El hecho, por ejemplo, de que el 70% de los votantes del PDECat, según el sondeo de La Vanguardia, no vea a la formación anticapitalista como el socio adecuado es, según declaró Mireia Boya a Catalunya Ràdio, la muestra de que “la manera de chutar hacia delante los problemas que tienen en casa es acusar a la CUP”.

A la CUP tampoco le gusta, además, la idea de la consellera de Presidència, Neus Munté, de pactar la pregunta del referéndum con los comunes, porque “no aceptaremos nunca algo que no sea una pregunta clara sobre la independencia de Catalunya con una respuesta binaria de sí o no”, en palabras de la propia Mireia Boya. Desde los comunes, precisamente, Ada Colau se vio obligada, mientras tanto, a matizar, a través de Twitter, que “después de todo referéndum siempre hace falta un periodo de negociación para ver cómo se hace efectivo”, a modo de precisión de sus declaraciones a Al Yazira en las que afirmaba que el hecho de que en un referéndum en Catalunya ganara el sí a la independencia “no quiere decir que se declare”. Un comentario que le valió no pocas críticas, pero que la alcaldesa de Barcelona atribuyó a que “en la entrevista a Al Yazira han cortado una reflexión más larga”.

Colau precisa que a todo referéndum le sigue “un periodo de negociación para ver cómo se hace efectivo”

A uno de los que no les gustó, y justamente por el argumento esgrimido desde la CUP, que Ada Colau hablara de la celebración de un referéndum de independencia en Catalunya fue al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que, aun defendiéndolo, considera que no debe ser estrictamente una consulta sobre la independencia, sino sobre la “relación jurídica” con España, porque “unos defenderán la independencia y otros otra cosa”, le corrigió en declaraciones a La Sexta.

http://www.lavanguardia.com/politica/20170418/421775115661/puigdemont-referendum-sondeo-lavanguardia.html

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.