Hosting por dinahosting.

Rajoy duda en ir a la investidura pese a que el Rey le designa candidato

PSOE y C’s: según la Constitución, aceptar el encargo del Rey obliga a ir a la investidura

Sánchez exige a Rajoy ir a la investidura y no descarta presentarse

Mariano Rajoy ha aceptado este jueves la propuesta del Rey de ser candidato a la investidura, aunque él mismo se ha encargado de rebajar el alcance del ofrecimiento con una sorprendente pirueta que para muchos presenta claros visos de inconstitucionalidad. El líder del Partido Popular mantiene que a lo que realmente se ha comprometido es a intentar formar Gobierno y, en consecuencia, hacer todo lo posible para recabar los apoyos necesarios. Nada más. La investidura queda, según altas fuentes de La Moncloa, «para otro momento procesal que afecta a las dinámicas parlamentarias».

En definitiva, acudir a las Cortes para pedir la confianza de las mismas es una decisión que Rajoy se reserva en función de que el resto de las fuerzas parlamentarias le garanticen o no el éxito.

Esta interpretación, a simple vista choca con lo estipulado en el artículo 99 de la Carta Magna, cuyo apartado segundo establece que «el candidato propuesto (…) expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara».

Cierto es que la Constitución no establece un plazo fijo entre la propuesta del Rey y el debate de investidura, pero no deja dudas de la obligatoriedad del candidato de acabar presentándose al mismo.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, por su parte, tras reunirse con el Rey aseguró sin ningún género de dudas que el Monarca propuso a Mariano Rajoy como candidato a presidente del Gobierno y éste aceptó. Exactamente ésa es la lectura que se desprende de la carta remitida por Felipe VI a Pastor: «De acuerdo con el artículo 99.1 de la Constitución, tras celebrar consultas con los representantes designados por los Grupos políticos con representación parlamentaria, vengo en proponer al excelentísimo señor Don Mariano Rajoy Brey como candidato a la Presidencia del Gobierno. Lo que comunico a V. E. para que se formule al Congreso de los Diputados la oportuna propuesta».

Pese a ello, el líder del PP y presidente en funciones dejó este jueves, en una comparecencia ante la prensa, totalmente abierta la posibilidad de la investidura. Más aún, tras múltiples preguntas de los informadores, Rajoy, en conversación informal fuera de micrófono, aseguró: «Si consigo los apoyos puede pasar una cosa; si no los consigo, pueden pasar dos».

Traducido: se presentará a la investidura de manera inmediata si logra los respaldos necesarios. Esta opción es la que él espera que se produzca y para la que asegura que trabajará desde hoy mismo. Y, si no los consigue, decidirá si acudirá a las Cortes para someterse a una investidura fallida y así activar el reloj constitucional con vistas a nuevas elecciones, o bien declinará someterse al escrutinio del Congreso.

Esta última hipótesis es la que parece chocar frontalmente con el texto constitucional y la que este jueves, pese a las palabras del propio Rajoy y de los altos cargos de Moncloa, nadie llegó a entender.

El líder del PP dejó incluso al libre albedrío de los informadores, a los que pidió «sensatez y prudencia», poner los «calificativos» que consideraran más oportunos a su decisión: un sí condicionado al Monarca, un sí supeditado o simplemente un quizá.

Rajoy recalcó que, si bien la principal responsabilidad de dotar al país de un Gobierno es suya, las demás fuerzas políticas no han de ser ajenas al cometido y deben asumir su cuota parte y «colaborar». «No nos podemos permitir una nueva legislatura fracasada, una nueva fractura. Debemos ofrecer cuanto antes una solución», afirmó.

Ponerse ya ‘a la tarea’

En su opinión, hay que «ponerse ya a la tarea para afrontar los retos gravísimos» que tiene ante sí el país. Y citó: el desafío independentista catalán o los compromisos con Bruselas, especialmente ahora que la Comisión Europea ha concedido a España un plazo de dos años para cumplir con los objetivos de déficit.

En este sentido, el líder del PP y ya candidato propuesto por el Rey, empezará este mismo viernes, tal y como él aseguró, a contactar con los líderes de las fuerzas constitucionalistas para intentar negociar su apoyo para formar Gobierno. Su propuesta seguirá basándose en el documento que les remitió hace días y que contempla cinco pactos de Estado. Se trata, según Rajoy, de «un guión para la negociación, no de un contrato de adhesión».

Su intención, según explicó, es «buscar apoyos para un Gobierno moderado y estable» pero si eso no fuera posible estaría dispuesto incluso a gobernar en minoría, algo que, aclaró, sólo sería factible con una «lealtad mínima» de las fuerzas de oposición para apoyar los acuerdos imprescindibles, los considerados acuerdos de Estado.

La ronda de contactos que este mismo viernes pretende abrir el presidente en funciones no debería ser excesivamente larga. Él no puso fechas. Únicamente se limitó a señalar que «en un plazo razonable» informará de los resultados de la misma y aclarará si está o no en condiciones de formar Gobierno. La ronda, además, será pública o privada en función de lo que desee cada uno de sus interlocutores.

En cualquier caso, los plazos máximos no podrían sobrepasar las fechas marcadas por el calendario presupuestario, teniendo en cuenta que el Consejo de Ministros debería aprobar el proyecto de Presupuestos en torno al 23 de septiembre para remitirlo a las Cortes antes del 30 de ese mismo mes. El Consejo no estará en disposición de aprobar nada si se encuentra aún en funciones.

«Las elecciones han quedado atrás y también las arengas para captar votos», insistió Rajoy en lo que ya se vislumbra como un primer mensaje destinado a presionar al máximo a las fuerzas políticas para que faciliten a la mayor brevedad la formación de Gobierno.

«Ya no es tiempo de rivalizar», añadió, «sino de construir y dar una respuesta a los españoles. España necesita un Gobierno porque queda mucho por hacer y porque así lo reclaman nuestros compatriotas con razón».

El candidato del PP entiende que ha llegado «el tiempo de hablar, de entenderse, de sumar esfuerzos y de colaborar». Por eso, insistió: «Desde mañana mismo (por hoy) reanudaré los contactos». Rajoy cree que no será necesario «mucho tiempo» porque «todo depende de la voluntad política».

Él considera que ahora, con sus 137 diputados, y aun cuando ni de lejos llega al listón necesario para sacar adelante la investidura, «el escenario está un poco más abierto y ello hace posible la negociación».

Su mensaje a partir de ahora será nítido: «España necesita un Gobierno ya; lo debe encabezar el Partido Popular porque así se respetará la voluntad de los ciudadanos y, además, porque no hay ninguna alternativa razonable al mismo».

Rajoy aseguró este jueves en que su pretensión es hacer cuanto esté en su mano para lograr el pacto e incluso se declaró abiertamente dispuesto a ceder para conseguirlo pero rechazó tajantemente aclarar las circunstancias que pueda deparar el futuro. «Conviene», insistió echando mano de una de sus frases favoritas, «no adelantar acontecimientos».

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.