Hosting por dinahosting.

¿SE ATREVERÁ EL PAPA FRANCISCO?

0011637777El Sínodo de la familia ha terminado, y no ha podido terminar peor para la doctrina que intenta inculcar el Papa Francisco. Ahora se están viendo los resultados de una política impartida tanto por Juan Pablo II como por Benedicto XVI de nombrar Obispos y Cardenales sólo a aquellos más conservadores y proclives a sus ideas atávicas.

Cada párrafo del documento final aprobado, obtuvo los dos tercios de apoyos necesarios, y en el mismo se aprecia la falta de avances significativos en la postura de la Iglesia ante la que se considera “situaciones difíciles” –divorciados, parejas de hecho y homosexuales- todo ello, demuestra la fractura que existe entre buena parte de la jerarquía católica y el Papa Francisco.

El documento aprobado parece un refrito del catecismo y de teorías que ya defendía Juan Pablo II, y se presenta como avance al pedir que se eviten injustas discriminaciones hacia los homosexuales y que es necesario acompañar a las familias con un miembro homosexual, igual como si se tratara de una desgracia. Sobre si levantar el veto para que los divorciados y vueltos a casar puedan recibir la comunión, dice el Sínodo que se analice caso por caso y sin dar escándalo.

Una vez leída la ortodoxia absoluta del documento final, el discurso del Papa solo puede ser interpretado como una enmienda a la totalidad, y tal vez una advertencia. Dijo el Papa: “El primer deber de la Iglesia no es distribuir condenas sino proclamar la misericordia de Dios”.

El Papa Francisco también se refirió a los intentos de desestabilizar el Sínodo, cuando reprochó a los Obispos de utilizar “métodos no del todo benévolos”  (es decir, malévolos) en sus luchas de poder. Durante las tres semanas del Sínodo ha ocurrido de todo, desde que un sacerdote del Vaticano se declarase homosexual, hasta la divulgación de una carta dirigida al Papa por un grupo de Cardenales, incluyendo el falso rumor del tumor cerebral que tenía el Papa.

Una vez terminado el Sínodo, es el momento del Papa. Según las reglas del Vaticano, el Papa es soberano, y por tanto puede impartir e imponer una doctrina distinta a la votada en el Sínodo. ¿Tendrá  suficiente valor el Papa, para ir en contra de la doctrina emanada del Sínodo?. El futuro del catolicismo y del laicismo dependen ahora de su respuesta

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.