Hosting por dinahosting.

SOY SORDO

cultura_beethovenCuando no llevo el audífono, soy total y absolutamente sordo, no oigo nada. Con el audífono consigo oír y a veces entender, pero no siempre.
Me han explicado que hay dos factores que inciden en la sordera. Una es la capacidad del tímpano para emitir vibraciones hacia el nervio ótico. La otra es la capacidad del nervio para transmitir estas vibraciones en forma de descargas que las neuronas del cerebro transforman en el lenguaje que entendemos. Si fallan una de las dos capacidades, se es sordo.

En lo que a mi respecta. Un oído lo tengo totalmente atrofiado, ni siquiera con audífono logro oír algo. La oreja de este oído tiene funciones puramente estéticas. Pues una cara a la que le falta una oreja parece una cosa rara.
El otro oído, el tímpano no me funciona muy bien, pero lo que tengo peor es el nervio. Por eso, muchas veces oigo que habláis, pero no consigo entender lo que decís.
Ni se me ocurre decir ni pensar que la culpa es vuestra por hablar tan bajito, ni que la culpa es del ambiente siempre ruidoso que tenemos. Mi madre siempre decía que la culpa de no oír es que se habían agotado las pilas de su audífono. Difícilmente un sordo reconoce que el problema lo lleva él. Eso lo aprendí hace ya muchos años. Y siempre he procurado en no caer en ese error.
El principal problema que te trae la sordera es la marginalidad social. No es que vosotros nos marginéis, al contrario, siempre nos tratáis con mucha delicadeza. El problema es que somos nosotros los que nos marginamos. Y así estoy luchando yo, intentando ir a seminarios y conversando con mis amigos.
Lo de ir al teatro, opera o conciertos, ya ni me lo planteo. El cine sí, en versión original subtitulada.
¡Qué bueno es poder escribir y leer!

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »