Hosting por dinahosting.

SUIZA

Grindelwald 2Recientemente he realizado un viaje por distintos paisajes de Suiza, y una vez más me ha sorprendido, tanto por sus valores positivos como por los negativos.

Son muchos los valores positivos del país, muy especialmente los paisajísticos, es muy recomendable la visita a Grindelwald, muy cerca de la Jungfrau, paraíso para los esquiadores, escaladores y senderistas, pero hay otros valores también muy importantes. Por ejemplo la seguridad en sus carreteras y autopistas, motivada no solo por la calidad de las infraestructuras sino también por la educación vial de sus conductores. Es una auténtica gozada circular por sus carreteras.

Más puntos positivos, puedo citar su limpieza. Sus calles son un prodigio de limpieza. Iba yo fumando por la calle y de pronto me di cuenta que no podía tirar la colilla en el suelo. Esperé para pasar delante de una terraza y aprovecharme de sus ceniceros. Es un país que da la sensación de que todas las obras ya están hechas, que no es posible construir nada más, porque todo ya está hecho, las únicas obras que se observan son las de mantenimiento.

Sus habitantes parecen felices. Trabajan y lo hacen aplicándose al máximo, pero también les queda tiempo para el ocio. Sus horarios les hacen estar fuera del trabajo a las cinco, con lo que tienen tiempo de cenar temprano y luego dedicarse a sus hobbys. Pero si intentamos pensar en cómo son los suizos, veremos que no todo es positivo, muy especialmente por la frialdad con que se muestran. Son educados, pero fríos y distantes en su trato. Pasar todo un invierno trabajando en Suiza y rodeado de suizos, debe ser algo duro para un meridional.

Ya que he entrado en las notas negativas, la primera que salta a la vista son los precios. Un café 5 E, un plato de spaguettis 25 E, una comida normalita sin vino 50 E, y si tienes algún capricho se pasa de los 80 E.. En este aspecto hay que tener en cuenta que un camarero viene a ganar unos 2.500 E, lo cual repercute directamente en el precio de los platos. Allí no existe el menú del día a precios económicos, aunque sí las pizzerías y comidas basuras.

Todo este tema de los precios también repercute en una menor incidencia turística. Lo que más he visto son alemanes y japoneses, pero en ningún sitio se observa la clásica aglomeración de turistas, y ello a pesar de que el país es eminentemente turístico y hacen una gran publicidad en toda Europa. Pero todo tiene su precio.

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.