Hosting por dinahosting.

Susana Díaz apuntala la investidura de Rajoy frente a los críticos

14767740758883

La líder andaluza anuncia su abstención para presionar a los barones dudosos y espera una catarata de adhesiones

Dirigentes del PSOE proponen la abstención de 11 diputados

Los más de 15 días transcurridos desde el tumultuoso Comité Federal -«No lo olvidaré mientras viva», dicen aún espantados los asistentes- han ido diluyendo los ecos más dramáticos, pero no la agitación interna del PSOE, que se prepara para otra nueva sesión del mismo órgano el domingo 23. La convocatoria tiene como finalidad tomar una decisión sobre la segunda investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, que sólo será posible si los diputados socialistas -todo el grupo parlamentario o una parte- pasan del «no» de finales de agosto a la abstención.

Los dirigentes que ahora mandan en el PSOE, Javier Fernández como presidente de la Gestora, y Susana Díaz como líder auténtica, han podido comprobar en estas dos semanas que la militancia socialista no está por la abstención. Todo lo contrario. Las bases siguen defendiendo el «no», y así lo han podido constatar los dirigentes territoriales en las asambleas. Desde que las pasiones se desataron en el Comité Federal, algunos socialistas han intentado encauzar el debate público sobre la abstención como un dilema entre la ética de la responsabilidad y la ética de la convicción. Sin embargo, la militancia está lejos de Max Weber y cerca de quienes consideran un «suicidio» permitir la investidura del líder del PP.

Este periódico ha consultado con distintos dirigentes socialistas y éste es el resumen del pálpito de las bases. «Es muy evidente la ruptura clara entre las élites del partido, los que ahora mandan, y los militantes. Un divorcio doloroso entre la dirección y las bases. En las asambleas los más locuaces, excitados y movilizados son los del no es no. Aquí no hay un debate entre dos posiciones racionales, sino entre la racionalidad y la visceralidad. La idea que transmiten tiene que ver con las emociones. Dicen aquello de preferimos morir de pie que vivir de rodillas. Les da igual quedarse con 40 diputados en unas terceras elecciones. Están movidos por el odio africano a la derecha que ha inoculado Pedro Sánchez en las bases. Él fomentó el enfrentamiento dejando un ambiente infernal. El mensaje de que quitamos a Pedro para hacer presidente a Rajoy entra como un cañón. Para dificultar aún más las cosas, se nos ha puesto encima de la mesa la corrupción del PP en el juicio de la Gürtel».

Muy difícil debe de ser, en efecto, ya que se cuentan con los dedos de una mano los socialistas que se han pronunciado públicamente por la abstención: Guillermo Fernández-Vara, Elena Valenciano, Ramón Jáuregui, José María Barreda y el presidente de la Gestora que lo ha hecho de forma matizada. Ninguno de los barones regionales que comparten esta tesis, ni por supuesto Susana Díaz, han querido aclarar públicamente si son partidarios. Aunque a ella la abstención se le supone.

SEMANA CLAVE

  • Martes. Reuníón de grupo y Gestora. Mañana martes, los grupos socialistas del Congreso y Senado han sido convocados por la mañana. La reunión se celebrará en la Cámara Alta, donde los senadores tienen un nuevo portavoz, el asturiano Vicente Álvarez Areces.
  • Domingo. Comité Federal. El 23 de octubre es un día clave para el futuro del PSOE y de España. El Comité Federal tiene que decidir si opta por facilitar la investidura de Rajoy o si, por el contrario, aboca al país a terceras elecciones.

Los interlocutores de EL MUNDO explican así las razones de este silencio. «Los que han ganado la partida defenestrando al secretario general no constituyen un grupo compacto, por lo que hay conflictos entre ellos. Nadie de los que todos sabemos que están por la abstención lo ha defendido públicamente ni ante el partido. Están encogidos, no se atreven porque no quieren enfrentarse a los militantes. Seguramente querrán que Javier (Fernández) se coma el marrón».

El marrón que seguro tendrá que comerse Fernández es el de formular una propuesta al Comité Federal para lograr una mayoría de este órgano en favor de abstenerse. Aunque la cuestión más problemática a la que se enfrenta la nueva dirección socialista es la anunciada indisciplina de algunos diputados: los del PSC, los elegidos por Baleares y un puñado de fieles de Sánchez.

En los últimos días, según ha confirmado este diario, dirigentes socialistas han hecho llegar a la nueva dirección una fórmula imaginativa que permitiría conciliar el ‘no’ de las bases a Rajoy con el desbloqueo del Gobierno y, además, serviría para diluir la ruptura de la disciplina de voto, en el caso de que el Comité Federal opte por la abstención. La aritmética parlamentaria permite que Rajoy sea elegido presidente con la abstención o la ausencia del pleno de 11 diputados socialistas. Por cuestión de principios, tanto Javier Fernández como Susana Díaz son contrarios a esta fórmula, aunque algunas fuentes consultadas admiten que han comenzado a valorarla. No es la primera vez que esta hipótesis se pone sobre la mesa después de las elecciones del 26-J.

La dirección socialista y los veteranos del partido creen que esta opción es «una chapuza». «Un partido no es un club de amiguetes, es una organización política en la que la mayoría toma decisiones y los cargos públicos las ejecutan. Que 11 diputados abandonen el pleno sería vergonzante y va contra la cultura del partido», señalan estas fuentes. Sin embargo, otras voces aseguran que esta solución sería un «mal menor» para evitar la ruptura del PSOE y dejar claro que los socialistas intentarán derruir la obra política del Gobierno de Rajoy.

http://www.elmundo.es/espana/2016/10/17/5803cd68ca4741e0328b46a8.html

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.