Hosting por dinahosting.

Susana Díaz pide una “reforma urgente” de la Constitución para encajar Cataluña

Doble compromiso: el de Ic402eta de de mantener la neutralidad en la batalla por el liderazgo del PSOE, y el de Díaz de apoyar una reforma constitucional

Susana Díaz actúa ya como líder del PSOE con el aval de la gestora

El encuentro de Miquel Iceta y Susana Díaz ha concluido con un doble compromiso: el del primer secretario del PSC de mantener la neutralidad en la batalla por el liderazgo del PSOE, y el de Susana Díaz de apoyar una “reforma constitucional urgente” que permita solucionar el encaje de Cataluña en España, siguiendo el modelo federalista que los socialistas pactaron en la conocida como ‘declaración de Granada’ de 2013.

La reunión fue “franca, sincera y cordial” en palabras de la presidenta de la Junta de Andalucía. Y sirvió para tender puentes, según el resumen que ambos dirigentes socialistas realizaron a los periodistas pasadas las 23.00 horas, tras casi tres horas de entrevista.

Ambos coincidieron en que la conversación giró la mayor parte del tiempo sobre el reto que los separatistas tienen planteado en Cataluña, al que, según Iceta, si no se hace frente esta abocado a conducir “o al fracaso y la frustración o al desastre”.

Para el líder del PSC, hace falta que el Partido Socialista “recupere su vigor” para reconducir la situación en Cataluña: “Nadie como los socialistas estamos en condiciones de proporcionar las soluciones”, añadió.

Por su parte, para Susana Díaz, el acuerdo del Partido Socialista Vasco con el PNV “ha abierto una puerta razonable”, y se mostró dispuesta a seguir trabajando para encontrar soluciones siguiendo el modelo propuesto en Granada “y que los socialistas tenemos ya muy avanzado”.

Con una expectación propia de las grandes cumbres políticas, Susana Díaz y Miquel Iceta se reunieron con el ánimo de limar las diferencias surgidas en el PSOE por la insumisión de los diputados socialistas catalanes al mandato del Comité Federal sobre la investidura de Mariano Rajoy. Y, a la vista de la satisfacción de que hicieron gala ambos a la salida de la reunión, parece que lo consiguieron.

«Las diferencias fueron muy profundas y no les voy a ocultarle a ustedes que Susana Díaz me ha reprochado que el PSC participara en la votación del Comité Federal para luego tomar su propia decisión», reconoció Iceta. Pese a ello, Susana Díaz se ha mostrado ante Iceta con “una voluntad enorme de superar ese problema”.

Iceta llegó minutos antes de las 20 horas a la sede del PSOE andaluz, en la calle San Vicente de Sevilla, con la prensa del día y un libro bajo el brazo, Josep Tarradellas. La guerra civil 1936-39, del catedrático de Historia Contemporánea de la UAB Josep Lluis Martín Ramos.

La idea de celebrar la entrevista surgió supuestamente de forma espontánea después de que Iceta y Díaz se encontraran en Madrid este miércoles durante la presentación de otro libro, el del hijo periodista de Guillermo Fernández Vara. Sin embargo, dado el delicado momento en el que se encuentra el partido y la campaña emprendida por la presidenta andaluza para relanzar su imagen a nivel nacional, la entrevista adquirió enseguida un significado especial en la medida en que ha contribuido a consolidar la idea de un liderazgo de facto de Susana Díaz con la complicidad de la Comisión Gestora, el órgano que gobierna de forma interina el PSOE.

De hecho, fue el portavoz de la gestora, Mario Jiménez, quien durante unas declaraciones en Onda Cero horas antes del encuentro elevó la categoría de la cita calificándola de «muy importante» por el mensaje de «diálogo» y «negociación» que supone para el PSOE y para España.

La cumbre Díaz-Iceta se produce, además, a escasos dos días de que Pedro Sánchez celebre en Xirivella (Valencia) el acto con el que pretende reaparecer públicamente tras casi dos meses de retiro voluntario. Miquel Iceta fue uno de los apoyos de Pedro Sánchez hasta el mismo día de su dimisión e hizo valer el ‘no es no’ a la investidura de Rajoy hasta sus últimas consecuencias, desoyendo el mandato del Comité Federal. Esa ruptura de la disciplina de voto tensionó las relaciones del PSC con la gestora del PSOE, que amagó con someter a una profunda “revisión” el actual marco de relaciones con los socialistas catalanes.

La intención de Iceta es ahora rebajar la tensión con la actual dirección del partido y conjurar de esta forma el riesgo de que los socialistas catalanes se queden fuera de los órganos de dirección del PSOE como, se les ha advertido, y fuera también del Congreso Federal que tendrá que elegir al nuevo líder del socialismo. Iceta le reconoció ayer a Susana Díaz “una voluntad de unir”.

Para Díaz, por su parte, el encuentro no sólo supone una oportunidad para acercar posturas con el PSOE catalán, cuya complicidad es fundamental en la carrera por el liderazgo, Iceta le garantizó la “neutralidad” de la organización que lidera. “Será la voz de los mililtantes la que se tenga que oír”, añadió.

http://www.elmundo.es/andalucia/2016/11/25/583776f1e2704e01638b4620.html

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.