Hosting por dinahosting.

TENIA 17 AÑOS

51462_King-Salman-bin-Abdulaziz-al-Saud_RTR33XJ7Hoy, que es el día internacional de la gente mayor, quiero rendir homenaje a un joven saudí que está a punto de ser decapitado, y su cabeza expuesta al público, porque cuando tenía 17 años participó en manifestaciones en contra del poder instaurado.

Perder la vida de forma tan ignominiosa, y por unos motivos tan livianos no es propio de un país civilizado. Arabia Saudí todavía está en la Edad Media, no ha avanzado en ningún aspecto, a pesar de los cuantiosos beneficios que les da el petróleo. Pero una cosa es la riqueza material, y otra muy distinta el vivir en una civilización que avance en todos los aspectos.

Precisamente lo que me imagino impulsó a este joven a participar en las manifestaciones debió ser el intentar que su País avanzase en aspectos culturales y democráticos, y esto, en la Arabia Saudí se paga con la muerte.

Los países cristiano occidentales deberían hacer ver a los monarcas de Arabia que la Edad Media hace siglos que ha terminado, y no recibirlos con toda pompa como ha hecho este verano Francia al acotar una playa para uso exclusivo del Rey árabe, o como hace Marbella cada verano que es visitada por el mismo. No podemos conformarnos pensando que los árabes son de otra raza y que Arabia está muy lejos. Deberíamos vivir con más intensidad el drama cotidiano que se vive allí, en donde las mujeres son simples objetos necesarios para la reproducción, y punto.

Lo propio de un adolescente de 17 años es la rebeldía, el no conformarse con lo que tiene y querer conquistar al mundo. Todo esto, junto con que el joven es de la religión Chií, y Arabia Saudí es de los Suní,  debió hacer un coctel que le impulsó a manifestarse en contra del poder instaurado. Es lo normal en cualquier país civilizado, pero en Arabia esto se paga con la muerte.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »