Hosting por dinahosting.

VERDUN

DSC02961Iba yo por autopista en dirección a Reims, cuando pasé por un cartel que anunciaba que la próxima salida era Verdún. Rápidamente cambié de planes para ir a conocer los lugares de la principal batalla de la Gran Guerra.
La batalla de Verdún fue la más larga de la Gran Guerra y la segunda más sangrienta. En ella se enfrentaron los ejércitos francés y alemán entre febrero y diciembre de 1916, alrededor de Verdún en el nordeste de Francia. El resultado fue casi un millón de bajas entre heridos y muertos.
Hoy Verdún es una ciudad de 20.000 habitantes en la región de Lorena y que ha sido nombrada capital de la Memoria y de la Paz. Su situación limítrofe entre Francia y Alemania ha marcado su historia.
La batalla de Verdún, también llamada Máquina Picadora, se convirtió en un símbolo de la determinación de Francia para mantener el suelo y luego hacer retroceder al enemigo a cualquier costo humano. A pesar de que la victoria fue totalmente francesa, hay que considerar que las bajas francesas fueron mucho más numerosas que las alemanas.
De mis visitas, me gustaría destacar a tres de ellas:
  • El fuerte Douaumont, considerado inexpugnable, era el más grande de los 19 fuertes que rodeaban la ciudad de Verdún. Se construyó entre 1885 y 1913, con un techo de hormigón de 12 metros de espesor. Su interior es un laberinto de galerías de piedra que se hunde dos niveles bajo tierra y en el que llegaron a vivir 500 hombres en condiciones infrahumanas. Muy al principio de la batalla los alemanes conquistaron el fuerte, que en aquellos momentos estaba defendido solamente por 55 franceses. Su reconquista por parte de Francia, significó el principio del fin de la batalla.
  • El Memorial de Verdún es el mejor museo de la Gran Guerra en el mundo. Levantado en 1967, es un homenaje al compromiso y al sufrimiento de los soldados franceses y alemanes que se dejaron la sangre y la juventud. Hay más de cien mil soldados desaparecidos, que se supone están mezclados en la tierra de la zona y cuyos cuerpos no se han recuperado.
Puede observarse una colección importante de aviones, vehículos, cañones, armas, munición y uniformes que dibujan un retrato fiel de la batalla. Pero tal vez lo más emotivo son las pertenencias personales de los soldados que se han recuperado y que nos cuentan historias truncadas y la crudeza de la vida diaria en las trincheras
  • Pasear por los alrededores de Verdún, por sus bosques, te vas dando cuenta de la cantidad de trincheras que habían cavado los soldados y que hoy están semicubiertas por tierra, y de la cantidad de pequeños cráteres abiertos por las explosiones de las bombas. Todo esto ha quedado como recuerdo de un gran drama.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »